Excursión 3º E.P. – Granja Escuela El Palomar

El pasado viernes 14 de mayo, los alumnos de 3º E.P. visitaron la Granja Escuela El Palomar situada en el municipio de Chapinería. Acompañados por los monitores, pudieron observar animales de distintas especies procedentes de abandonos, cedidos por asociaciones que no pueden albergarlos o recogidos por el SEPRONA (Servicio  de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil).

En el recinto, hay una zona que simula una calle con distintos oficios como una panadería, una zapatería, una escuela, etc. Finalizaron la excursión realizando una manualidad reutilizando elementos de la naturaleza que pudieron llevarse a casa.

Alentamos a las familias por si no conocen el centro que lo visiten junto con sus hijos y disfruten de nuevo en dicha estancia. 

Tutores de 3º de Educación Primaria

Excursión Granja Escuela El Palomar – 5º E.P.

El pasado 29 de abril, gracias a que el tiempo nos dio una tregua, pudimos disfrutar de un grandísimo día en la Granja Escuela “El Palomar”. Dimos un maravilloso paseo por el monte, donde aprendimos un montón de curiosidades sobre animales y plantas.

Tras esa larga caminata, llegó el momento de reponer fuerzas comiendo en plena naturaleza y respirando aire puro. A la vuelta, los monitores nos enseñaron algunos de los animales que cuidan en la granja y pudimos disfrutar de ellos justo antes de nuestro regreso al colegio.

¡Lo pasamos genial!

Tutores de 5º de Educación Primaria

Realización de maquetas en clase de Science – 4º E.P.

Durante esta segunda evaluación, los alumnos y alumnas de 4º de Educación Primaria han realizado unos trabajos de Science de lo más artísticos. Basándose en  los contenidos de las unidades de la Tierra y la atmósfera, han reflejado lo aprendido en unas maquetas utilizando cajas de cartón, cartulinas, goma eva, temperas, plastilina y un sinfín de materiales más, que complementaron con una exposición oral de los elementos de sus maquetas.

Explican ejemplos de la hidrosfera con ríos, lagos, y cascadas, nombran elementos de la biosfera como animales, plantas y seres humanos. Además, en algunos podemos apreciar las diferentes capas de la atmósfera y la geosfera.

Los alumnos se han esforzado mucho y han quedado muy vistosos. 

Edel McEvoy, profesora de Educación Primaria

Excursión al Parque Europa – 6º E.P.

Los días 26 y 27 de noviembre, los alumnos de 6º de Educación Primaria asistieron junto a sus profesores-tutores al Parque Europa ubicado en Torrejón de Ardoz. Es un parque que cuenta con zonas verdes, realizado con un programa de paisajismo a base de especies naturales y monumentos asociados a los distintos países que constituyen la Unión Europea, guardando relación con contenidos curriculares que se trabajan en el nivel de sexto de Primaria. El Parque posee réplicas de 17 monumentos europeos y un fragmento original del Muro de Berlín.

Durante la mañana, realizaron una visita guiada incluyendo juegos y gymkanas. La jornada transcurrió al aire libre y manteniendo los grupos establecidos evitando la mezcla de alumnos.

¡Fue un día genial!

Tutores de 6º de Educación Primaria

Diciembre musical

Como viene siendo tradición, los profes de Música de Primaria incluimos en la programación de la 1.ª evaluación, la preparación de una representación navideña. En 1.º, 2.º y 3.º nos centramos en la expresión corporal y la danza, y en 4.º, 5.º y 6.º incluimos además la interpretación instrumental. Este año hemos trabajado un estilo musical diferente en cada curso. 

En 1.º un villancico latino, en 2.º un rock and roll, en 3.º flamenco, en 4.º salsa, en 5.º reggae y en 6.º country. Normalmente os mostramos este trabajo en los festivales de Navidad, en los que sois un público muy entregado, pero este año al no ser posible vernos en el salón de actos por las circunstancias que nos rodean, os hacemos llegar los vídeos de las grabaciones que hemos realizado en el aula. 

Os dejamos los enlaces a los vídeos:
https://youtu.be/wYRrhfdhzN4
 https://youtu.be/BHDZsRvdmo0
 https://youtu.be/zvjOON7itiQ
 https://youtu.be/pdyQYwT2Qg0
 https://youtu.be/kyadV2t5aWc
https://youtu.be/w1B1-Vkvvq0

Deseando que llenéis de música y alegría vuestros hogares, os deseamos una feliz Navidad y un 2021 cargado de buena energía. 

Aitor Godino, Norica Morales, Ana Cristina Hernández, Nuria Rodríguez y Lucía Lorenzo.

Excursión 2º E.P.

Después de casi un año, los alumnos de 2º de Educación Primaria fueron de excursión al Centro de Rescate de primates Rainfer. Pasamos un oxigenante día tomando conciencia de las implicaciones de nuestro día a día sobre la naturaleza, especialmente al realizar los talleres, en los que aprendimos mucho acerca del cuidado de los hábitats en los que deberían vivir los primates que conocimos. Tristemente, ahora viven en este santuario porque alguien decidió quitarles la oportunidad de vivir dónde debían, convirtiéndose en animales de compañía, “estrellas” de televisión, circos, víctimas del tráfico ilegal de animales exóticos…

Por este motivo, en Rainfer, han encontrado una segunda oportunidad. Todas las personas que trabajan allí tratan de que estos animales que han sufrido mucho durante una etapa de su vida, puedan vivir tranquilos y en un ambiente lo más parecido posible a lo que sería su lugar de procedencia. Allí pueden vivir en pequeños grupos, así que socialmente también tienen sus necesidades cubiertas. Además de la subvención que reciben del Estado, pueden financiar los gastos que supone el cuidado de los primates gracias a excursiones como la que hicimos nosotros, visitas de fin de semana y donativos.

Nuestros chicos de 2º de Educación Primaria regalaron a los monitos mucha comida saludable, objetos para la limpieza de sus habitaciones, medicinas y muchas cosas útiles para ellos.

¡Gracias por vuestra solidaridad! Animaos a conocer la bonita labor que hace Rainfer. ¡Volveremos a veros, hermanos primates! 

Tutoras de 2º de Educación Primaria

Excursión 3º E.P. al centro de recuperación de animales Kuna Ibérica

El pasado jueves 29 de octubre los alumnos y profesores de 3º E.P. visitamos el centro de recuperación de animales “Kuna Ibérica”, el cual se encuentra ubicado en Navas del Rey.

Nada más llegar nos recibieron los monitores acompañados de distintos animales: gallinas, gatos ¡hasta una cabra vino a darnos la bienvenida! Hicimos una breve parada para coger fuerzas y comenzó nuestra aventura.

Vimos todo tipo de animales: buitres, las tortugas de Atocha, ciervos, gamos, zorros, cerdos, nos presentaron a un simpático lobo llamado Gredos…

Además, hicimos un taller sobre las huellas de distintos animales y pudimos llevarnos un recuerdo.

Echábamos tanto de menos las excursiones que el buen tiempo nos acompañó y pudimos disfrutar de la naturaleza, de nuestros amigos y la compañía de muchos animales. Sin ninguna duda, debajo de nuestras mascarillas teníamos una sonrisa enorme.

¡Fue un día inolvidable!

Los tutores de 3º E.P.

3º E.P. – A
3º E.P. – B
3º E.P. – C
3º E.P. – D
3º E.P. – E

Día del Libro en 3º y 4º E.P.

El pasado día 23 de abril, los alumnos de 3º y 4º de Educación Primaria celebramos el Día del Libro de una manera distinta a la habitual pero llenos de creatividad. Nuestros profesores de Lengua comenzaron una historia en el tablón de Classroom y los alumnos nos fuimos encargando de ir continuando la historia con las aportaciones e ideas que nos iban surgiendo. ¡Nos encantó ser escritores por un día! A continuación os dejamos las historias realizadas por las clases de 3º B, 4ºA, 4ºB y 4ºC. Esperamos que os gusten.

3º E.P. B

Mi abuelo es inventor. El otro día fui a verlo y me dejó solo en su laboratorio. Allí había una gran máquina con muchos botones, mecanismos, palancas… y en un lateral, en color rojo, había un botón que decía ENCENDER.

Le di al botón, empezaron a sonar las alarmas del laboratorio, vino el abuelo y dijo: “¡Qué has hecho!”. “Le he dado al botón y han empezado a sonar las alarmas. Lo siento abuelo… ¿Se puede arreglar? Le he dado a ese botón rojo” dijo el niño. Y el abuelo dijo: “¡Vas a mandar un cohete todavía no terminado al espacio! ¡Puede que explote!”

El niño le dio a muchísimas palancas y botones entonces el cohete tenía una cámara y pudo ver un planeta secreto. Pero por error el niño se hizo invisible.

El niño, como era invisible, sin que su abuelo lo viera, se montó en la nave y se fue a un planeta lejano. El abuelo activó el sistema del radar del laboratorio para hablar con el niño. El niño descubrió que había vida en el planeta y se lo dijo a su abuelo. Se sorprendió, pero el niño se encontró con un marciano y pronto se hicieron amigos. El niño invitó al marciano a que viniera a conocer la Tierra. Entonces, cuando llegaron a la Tierra, el abuelo dijo: “¡Que has hecho! ¡Has traído un marciano a la Tierra!”. Cuando llegó el marciano, engañó al niño y llamó a más marcianos. Empezaron a invadir la Tierra y llegaron los militares y entraron en guerra los ovnis y los militares.

– ¡Madre mía! -dijo el abuelo.

– ¿Qué pasa abuelo?

– Pues que has traído un marciano

– ¿Qué? ¿Un marciano? Yo pensaba que solo era una máquina con muchos botones.

– Pues te equivocas. ¿Cómo los sacaremos de la Tierra?

– Podemos inventar una nave espacial.

Se pusieron el abuelo y el niño a construir una nave espacial. Les costó mucho trabajo, pero lo consiguieron. Metieron a todos los marcianos dentro, pero… eran fuertes y se escaparon, y pusieron el laboratorio patas arriba y robaron cosas valiosas.

Entonces empezaron la búsqueda. Siguieron su rastro con la ayuda de su perro Gully, que fue perro policía de joven. “¿Los has encontrado ya?” le dije al perro Gully.  El perro no contestó, pero en un momento se puso a ladrar. “¡Ahí están!” dijo el abuelo. “No, eso es una rama”. El perro siguió buscando… “¡Los has encontrado!”

“Guau, guau” y… apareció un mapa con pistas para llegar al motor del cohete que le llevaría a otro mundo para pedir ayuda. Primera pista: cómo se llevan el perro y el gato.

4º E.P. A : “Las aventuras de Villito y Qwerty: el encuentro con Villirty”

Una mañana soleada, Villito se levantó muy contento porque por fin iba a volver al cole después de estar muchos días en casa. Se iba a reecontrar con Qwerty, su mejor amigo, y eso le causaba mucha alegría. Después de desayunar, Villito empezó a buscar la mochila, pero no la encontraba, cuando de repente se encontró algo en su habitación… Un ladrón le estaba robando su mochila y todos sus libros estaban dentro y Villito se asustó mucho al ver al ladrón. Entonces, pensó que le iban a poner falta en todas las asignaturas. Villito llamó a Qwerty, los dos estaban muy preocupados. Qwerty le dijo que le iba a prestar sus libros, pero Villito sabía que sí o sí le iban a poner una falta. 

Villito se armó de valor y le dijo al ladrón que le devolviera los libros y el ladrón le dijo que no.  Entonces Villito llamó a la policía y vinieron enseguida, pero también se dio cuenta de que no había cole. Se despertó, se levantó y se preparó para el cole. Había sido todo un sueño, su mochila estaba donde la dejó el día anterior. ¡Qué mal rato pasó, qué pesadilla tan horrible! Rápidamente, llamó a Qwerty y le contó el sueño que tuvo y Qwerty no le creyó, pero Villito insistió. 

Cuando llegó al cole Villito se dio cuenta de que su mochila no estaba, se la había dejado en casa y tenía miedo, así que acudió a Qwerty, quien le dijo: “Tú vete corriendo a casa a cogerla y yo mientras distraigo a la profe”.

Villito fue a casa y regresó al cole con la mochila. Cuando ya estaba en clase oyó un ruido en su mochila, miró y era una lagartija verde. Al principio se asustó, pero luego la cogió y fue corriendo a enseñársela a Qwerty. Qwerty se asustó todavía más y le dijo que podrían quedársela. Villito dijo que vale, a lo que Qwerty le preguntó qué nombre le ponían y Villito dijo… No le dio tiempo a decirlo cuando Qwerty dijo que mejor se deshicieran de ella. En ese momento, llegó la profesora de Natural y les dijo que no se deshicieran de ella porque iba a ser la mascota de la clase y que como la habían salvado llevándola al colegio, serían los primeros en llevársela a casa, pero ellos dijeron que mejor no porque les daba un poco de repelús…

Entonces vino su mejor amigo Ruñito y dijo que él se la quería llevar y, como era su mejor amigo, ellos estaban encantados de que se la llevara porque así podrían verla cuando quisieran, pero para no dejarles sin premio por rescatarla llevándola al colegio, la profesora les dijo a Villito y a Qwerty que le pusieran un bonito nombre entre los dos. Como no se ponían de acuerdo tuvieron una discusión… que si uno quería Llullito el otro Chuerty… Al final el nombre lo decidió el profe de Lengua, el señor Chirtito. El nombre que le puso les encantó, la lagartija se llamaba Villirty. Villirty era grande y bonita. Tenía la piel verde y brillante. 

Qwerty, la profe Anna y Villito, estaban hablando de la mochila que Villito se había dejado en casa. De repente, se dieron cuenta de que había desaparecido Villirty. Entonces empezaron a pelearse porque decían que no habían sido responsables.

Alguien gritó, habían encontrado a Villirty en la clase de al lado y no se movía, estaba morada… hasta que se dieron cuenta que era pintura de dedos. De repente, Villirty pegó un salto enorme porque había un ladrón que se la quería llevar y se escapó de sus manos. Villito y Qwerty entraron en esa clase y vieron al ladrón yéndose hacia la ventana. Cuando Villito fue corriendo hacia la ventana para intentar detenerle, sonó un ruido: el ladrón se había dado un trompazo contra el suelo. Villito y Qwerty se asomaron, pero el ladrón huyó y no pudieron detenerlo, pero por suerte Villirty estaba a salvo, entró a clase de un salto y se fue a por Villito y Qwerty.

Villirty quería jugar con Villito y Qwerty, pero como tenían que esperar a que acabara la clase, la guardaron en la mochila de Qwerty esperando que llegara la hora del recreo, pero cuando salieron al recreo, vieron que no estaba en la mochila, se había escapado…  La vieron corriendo por las porterías del patio a través de la ventana. Entonces Villito quería salir, pero dijo Qwerty que no, que le iba a regañar la profe Anna, así que Villirty se dio cuenta de que Villito y Qwerty no podían salir. Intentaron hacer un plan para salir al patio sin que la profe Anna les regañara, pero estaban en Matemáticas y quedaba una hora hasta el patio de comedor. 

La lagartija se quedó parada en medio de la arena .Cuando salieron los niños de la E.S.O. se dieron cuenta y empezaron a asustarse. Entonces llegó una niña llamada Marta y cogió a la lagartija y la secó porque estaba llena de barro.

Villito y Qwerty estaban muy asustados porque no se hiciera daño a Villirty. De repente, le hizo daño un niño que se llamaba Paco. Entonces Villito saltó encima de la mesa y dijo: ¡Es nuestra lagartija!”. Qwerty dijo: “¡Déjala!”. La profe Anna y todos sus compañeros se quedaron callados y un niño dijo: “Es verdad, déjala”, pero Paco no les hizo caso. La profe Anna les castigó, pero Paco dijo que le daba igual, entonces vino la directora y regañó a Paco por gritar a Villito y a Villito por subirse a la mesa. Paco le rompió el rabo a la pobre lagartija y se quedaron sin patio lo que quedaba de trimestre.

Villito y Qwery se quedaron muy tristes. ¡Hasta un compañero de clase se puso a llorar por Villirty! Pero ellos no sabían que a las lagartijas les vuelve a crecer el rabo y, de repente, el sueño de Villito se hizo realidad. ¡Había un ladrón de nuevo en el cole!

Todos se pusieron a gritar, todos menos Villito, él sabía que su sueño se haría realidad… Llamaron a la policía, que llegaron enseguida. Sonaban las sirenas muy fuerte, todos los niños del colegio estaban asomados a la ventana, los profesores se enfadaron porque no había nadie atento en las clases…

Lógicamente, se trataba de una broma. El ladrón era en realidad un actor que había ido al colegio para enseñar a los alumnos a actuar correctamente en el caso de que viesen a alguien haciendo algo malo. Les enseñaron la importancia de pedir ayuda a la policía, quienes siempre están dispuestos a ayudarnos.

Para terminar, a Villirty le volvió a crecer el rabo. ¡Menuda alegría!

Tras celebrarlo dándose todos un abrazo, volvieron a casa con una gran sonrisa y agotados tras haber vivido un día lleno de aventuras y emociones.

4º E.P. B

Este bote contiene una semilla, es una semilla como otra cualquiera, no tiene nada de especial. El bote está cerrado y se puede leer lo siguiente: Esta semilla jamás deberá ser plantada.

Un día, un niño llamado Juan, se encontró el bote con la semilla y no hizo caso a las advertencias y la plantó. Luego, la semilla creció y creció hasta que no pudo más y… ¡Boom! Saltaron muchas más semillas. A continuación, las semillas se hicieron más grandes y como se cayeron al suelo empezaron a salir plantas muy grandes. Eran tan largas las raíces de las plantas que se podían trepar. Entonces, Juan escaló por la raíz y cuando terminó de escalar, vio que se trataba de una casita de madera. No sabía qué hacer: si entrar a la casa o no. Entonces tomó rápidamente una decisión: entrar en la casa. No podía creer lo que estaba viendo… la casa estaba llena de raíces con pinchos. Entró y ¡sorpresa! se encontró otro niño que había subido antes que él.

Los pinchos de la planta bloquearon la puerta y tenían que encontrar una salida para salir de allí. Entonces se metieron dentro de un laberinto enorme. Para salir del laberinto, se les ocurrió plantar más semillas, para que crecieran más plantas gigantes y ver la salida. Pero no funcionaba, no se hacían grandes ¡no podían salir!

En ese momento, plantó y plantó… ¡Y BOOM! En un minuto las plantas llegaban muuuy alto, tanto que no se podía ver la punta, pero Juan y el otro niño llamado Pedro, encontraron un gancho en la casa. Tiraron el gancho y fueron escalando poco a poco. Eran enormes, así que tardaron mucho tiempo en subir.

Lo mejor fue que encontraron la salida, pero había una mala noticia, se estaba haciendo de noche y Pedro y Juan tenían que retrasar a casa. Así que bajaron, primero Juan y luego Pedro. Al día siguiente, fueron los dos a la casa y le quitaron los pinchos (con ayuda de un adulto) y se convirtió en su casita del árbol, donde hacían muchos cómics e inventaron uno llamado “Los potatoes”.

El cómic trataba de unos buenos amigos que tenían muchas semillas, pero eran semillas de la suerte y solo las podían emplear en ocasiones especiales. Lo llamaron “Los potatoes” porque el cómic iba de patatas y en la casita del árbol pasaban muchos días, pero Juan echaba de menos a sus padres y decidió regresar a casa. Pero Pedro no quería, y entonces Pedro intentó que no se fuera de la casita del árbol. Se hizo de noche y Juan fue cuidadosamente por el bosque sin que Pedro notara que estuviera ahí y entonces de repente salió algo por detrás de un árbol. Y dijeron: “¿Qué es eso?”. Era alguien que les estaba persiguiendo y rápidamente salió a toda velocidad en dirección contraria. Al día siguiente, volvieron para hacer dos cómics más. Y daba la casualidad que los padres de los niños se iban a mudar a una finca al lado de la casa y cada vez que caía la noche, cada uno se iba a su casa: uno a la derecha y otro a la izquierda… ¡porque eran vecinos!

Se dieron cuenta de que eran vecinos, por lo que al día siguiente Pedro invitó a casa a Juan y estuvieron pensando mucho tiempo en las ideas para el cómic pero no les gustaba ninguna, entonces Juan se enfadó con Pedro, solo porque Pedro no daba ninguna idea para el cómic y…

4º E.P. C: “Una flor diferente”

Jorge era un niño diferente, no se sentía muy comprendido por los demás, no tenía muchos amigos y le encantaba imaginarse historias fantásticas. Un día observó que había crecido una flor en su jardín que por las noches se iluminaba.

Todos los días se preguntaba por qué la flor se iluminaba por la noche. Jorge, que era un niño muy curioso, decidió que iba a resolver este misterio. Entonces se puso a investigar hasta que encontró un libro que tenía un acertijo. El acertijo decía: “Si la flor se ilumina, busca en tu corazón y adivina”.

Jorge no se quedó parado, así que por las noches se levantaba a investigar y pensaba: puede que mi flor sea mágica. Jorge decidió ir en busca del mago para que le ayudase a resolver el acertijo. Pero no fue fácil encontrar al mago, se encontró con Pegaso que le llevó a un lago donde se sumergió y al llegar a la otra orilla, se perdió en un laberinto. Estaba en el País de las Maravillas donde comenzó su aventura para buscar al mago. Se encontró a un hada llamada Orquídea que le iba a llevar a la ciudad dónde estaba el mago.

El mago le dijo que conocía el secreto de las flores, pero a cambio tenía que entregarle una cosa. Jorge le preguntó: ¿qué te tengo que entregar a cambio? Y le dijo: “Tienes que darme algo muy preciado, tan preciado que te sea difícil dármelo”. Jorge se preguntaba: ¿qué le puedo dar al mago? Y pensó que le podía dar tres deseos: compartir a sus amigos, entregarle el libro más especial que tenía desde pequeño y un diamante que le dio su abuelo.

El mago se puso muy contento con los deseos y le dijo que las flores brillan por la noche cuando viven en casa de alguien de corazón puro, pero si la flor está un día sin alguien de corazón puro cerca, se muere.

Jorge estuvo pensando cómo podría proteger a la planta, pero no se le ocurría nada. Entonces se fue corriendo a buscar a sus amigos para idear un plan. Construyeron una vaya para protegerla, la cuidaban del mal tiempo y de los curiosos que se acercaban a verla. 

Cómo solucionar los problemas conductuales y emocionales durante el confinamiento

Muchos papás me estáis escribiendo y comentando que algunos de vuestros hijos no están llevando bien estar en casa, tener una rutina de tareas y que notáis que esta situación les está afectando emocional y conductualmente. Los profes os pueden ayudar a la hora de realizar las tareas del cole y poder conseguir unas rutinas pero… ¿Cómo solucionamos esos pequeños problemas conductuales…?

Es normal que cuando se enfrentan a una situación negativa, el riesgo de que les afecte emocionalmente se multiplique, especialmente en su entorno más cercano y en las actividades cotidianas. Solo puedo deciros que ahora mismo, vosotros, su familia, sois parte fundamental de su recuperación.

Los primeros que os dais cuenta que algo no marcha bien con vuestros hijos, sois los papás, notáis que algo es diferente, no come bien, no duerme lo suficiente, está más alterado, más triste…

Es totalmente normal que surjan estos cambios y que sean perceptibles a nuestros ojos, pero en caso de grandes cambios, es muy importante poder hablar de ello. El niño necesita estar acompañado por vosotros, sus padres, os necesita como referencia.

¿Y qué podemos hacer?…

Lo primero es pararnos a pensar. Tenemos que preguntarnos qué estamos ofreciendo como adultos a los niños, si estamos respondiendo a sus necesidades y si podemos hacer algo para ayudarles. Lo sé, es difícil dejar de teletrabajar, de cocinar, de preocuparnos por temas económicos y peor aún, de la salud… pero debemos intentar dedicar un periodo de tiempo a estar con ellos. Toda la sociedad se ve afectada por estos cambios, está pérdida de referentes, y los niños son los más “frágiles”.

Esperemos que con estas pequeñas salidas a la calle (siempre con responsabilidad) disminuyan estos cuadros que estamos viviendo.

No llores, tienes que comer, no grites, no corras, no veas la tele, ¡¡vamos, muévete!! Son frases que estamos utilizando estos días continuamente con los niños.

A pesar de que en este momento con algunos parezca funcionar, a largo plazo con otros no funciona y contribuye a que no expresen cómo se sienten, pudiendo tener este silencio implicaciones en su desarrollo físico y social.

Los niños necesitan al igual que nosotros ventilar sus emociones. No por ser pequeños, sus pensamientos y emociones no son importantes. Sucede más bien lo contrario. Su mundo es tan importante como el nuestro.

La rabia, la tristeza o el enfado en los niños son respuestas naturales que pueden tener diferente origen, desde la incomprensión de lo que está sucediendo en el mundo, hasta la frustración de no haber conseguido lo que querían en un momento determinado. De una u otra forma, todas estas emociones conllevan un mensaje: el niño necesita ser comprendido y liberado.

Ahora bien, si en lugar de traducir las lágrimas, los gritos o el malestar de nuestros hijos para profundizar en aquello que les sucede, nos dedicamos a rechazar sus emociones o bien a no darles importancia, contribuiremos a que las manifiesten de formas incluso peores. El malestar les invadirá poco a poco hasta que lo expresen de un modo inconsciente, con regresiones como hacerse pis en la cama, evitando comer, pesadillas…

Lo primero que ya sabemos es que un niño necesita un ambiente de calma a su alrededor y no personas que alimenten su enfado y su preocupación. Nuestra actitud con él tiene que partir del afecto, la escucha y la empatía para ayudarlo a identificar cómo se siente, cuáles son las causas que han producido esos sentimientos y cómo puede hacer para liberar sus emociones.

No debemos olvidar que en los momentos en que los niños están enfadados o sus emociones los desbordan, no es conveniente intentar razonar con ellos. Podemos sugerirles que expresen cómo se sienten para desbloquear el malestar, pero esperar un buen rato favorecerá su calma.

Para intentar conseguir todo esto os propongo que utilicéis la técnica del semáforo. Es una técnica muy utilizada para que los niños aprendan a regular y ventilar sus emociones. Algunos de vuestros peques la han utilizado en el cole y saben bien cómo utilizarla.

El objetivo es que los niños asocien los colores de un semáforo con sus emociones y conductas. Para ello, podemos dibujar un semáforo y explicarles algo así:

  • Color rojo. Este color estaría asociado a detenerse. Así, cuando sientan mucha rabia, se pongan nerviosos, quieran gritar o pelearse, deberían recordar que se enciende la luz roja del semáforo y tienen que pararse. Es como si fueran el conductor de un coche que se encuentra con el semáforo en luz roja. El mensaje que podemos transmitirle es: ¡Alto! Tranquilízate y piensa.
  • Color amarillo. Este color señala el momento de pararse a pensar para averiguar cuál es el problema y qué están sintiendo. Podemos decirle que cuando el semáforo está en amarillo los conductores se ponen alerta, piensan, buscan soluciones y se preparan para actuar en consecuencia. En este caso le diríamos: piensa soluciones y sus implicaciones.
  • Color verde. Este color es el indicativo de continuar, es decir, de elegir la mejor solución y ponerla en marcha. El mensaje que les ayuda en estos casos sería: adelante, pon en práctica la mejor solución.

Otra técnica que suele funcionar para desahogar su malestar (al igual que os contaba con los miedos y pesadillas), es pedirles que dibujen su enfado, para que después puedan decirle todo lo que necesiten y finalmente romperlo. Es una forma simbólica de terminar con él, una vez que han escuchado su mensaje.

Y por último, lo más difícil, conseguir ser coherentes y comportarnos nosotros como adultos y ser conscientes de que los niños nos necesitan. Es importante que intentemos “resetear” nuestra conducta siempre que lo necesitemos. Aun así no debemos sentirnos culpables por lo que hacemos o dejamos de hacer con ellos. Simplemente debemos ser coherentes con lo que hacemos y con lo que les pedimos.

Es importante que nosotros también paremos y pensemos. Algunas cosas que podemos hacer son:

  • Sé amable contigo. En ocasiones puede que el día se empiece a complicar porque tus hijos están revoltosos. Para que no pierdas la paciencia es muy importante que organices y planifiques tu día con ellos, eso te ahorrará calentamientos de cabeza. Al tener una ruta diaria te será más fácil mantenerte centrado, incluso con los imprevistos que puedan surgir, ya que tendrás margen de maniobra para cambiar tus compromisos. Dedica un tiempo, no más de una hora, a realizar un plan de rutinas y actividades diarias: cómo os vais a organizar, qué actividades vais a realizar, solos, juntos, incluso el tiempo de ver la tele, que sí, es necesario. No debe ser abundante, pero es necesario. A continuación os dejo unos ejemplos de horarios. Es muy importante que ellos participen en su realización ya que así tomarán decisiones y podrán ser responsables de sus actos. Lo importante, pase lo que pase, es que seas amable contigo; de esa manera te relacionaras con tus hijos de una forma más eficaz.
  • Tómate un descanso. Si llega un momento en el que sientes que el día con los niños está completamente descarrilado, e incluso, si no ves solución alguna, has de hacer lo posible por encontrar unos minutos para poner en marcha alguna de estas opciones:

– Escucha música…un par de canciones que te emocionen… te llevará a relajarte.

– Busca un momento para ti solo (si es posible).

– Escribe para soltar todos esos nervios o el enfado, eso te dará la opción de empezar de cero. Además, puedes responderte a estas preguntas para así cambiar el enfoque: ¿Qué ha pasado? ¿Cómo me siento? ¿Por qué he reaccionado así? ¿Sabía que podía pasar? Es una manera de resetear tu mente y gestionar tu relación contigo y con tus hijos.

  • Sal de ti mismo. Cuando hayas conseguido unos momentos de tranquilidad y que tu cabeza esté despejada, una pregunta que te puedes hacer es… ¿Qué puedo hacer ahora mismo para impactar de manera positiva en la vida de mis hijos? Al hacerte esa pregunta simplemente cambiará tu atención, eso hará que tu energía cambie también. Una gran manera de reiniciar tu día de nuevo.
  • Mantén una conversación contigo mismo. Relacionarte contigo de una manera positiva y creativa te proporcionará oxígeno y claridad mental. Cierra los ojos y comienza a hablar contigo dándote ánimos y sobre todo tranquilidad, y puedes decirte… Esta frase la puedes repetir cuantas veces quieras y te proporcionará confianza y tranquilidad.

Poniendo en práctica estos cuatro pasos rápidamente te darás cuenta de cómo cambia tu estado y podrás comenzar de nuevo el día, sea la hora que sea.

Tú y tu familia os merecéis lo mejor, no te juzgues si crees que te has equivocado y sobre todo, no los juzgues duramente, son niños y eso no lo puedes olvidar.

Silvia Villaverde. Departamento de Orientación.