Aprender puede llegar a ser… ¡muy divertido!

En el Villa estamos seguros de que la ciencia puede ser mucho más divertida que el Fortnite. Por eso, con la inestimable ayuda de los profesores Carmen Aja y Raúl Martínez, los alumnos descubrieron la forma que tienen las células, su color, elementos que la componen y pudieron ver toda la vida que se esconde detrás de la lente de un microscopio.

Aquí os dejamos un pequeño resumen de lo que los alumnos pensaron sobre la actividad:

El miércoles pasado estuvimos en el laboratorio. Fuimos con Carmen. Yo no sabía quién iba estar allí. ¡Estaba Raúl! Vimos las células de una espinaca. (Aldara)

Fue una ilusión cuando Carmen nos dijo: ”La semana que viene iremos al laboratorio”. Nada más poner el ojo en el microscopio para ver las células, me sentí como si fuera una de ellas. ¡Parecía un sueño! Me encantó. (Andrea)

Me he divertido mucho. Ha sido una muy agradable experiencia. Además con Raúl ha sido aún mejor porque nos lo ha explicado muy bien. Por mí iría todos los días, incluso el fin de semana; me encanta mirar por el microscopio. Cuando miro es como si estuviese en un mundo de fantasía. (Noa Santos)

¡Ha estado genial! ¡Quiero volver! Porque me gustó todo. (Leo)

En el laboratorio conocimos a Raúl, un profesor de biología. Yo pensaba que se iba a ver borroso, pero se veía genial. (Diego)

Era la primera vez que veía una célula. Yo pensé que se iba a mover, pero no. Eran verdes, muy verdes. (César)

Cuando Carmen me dijo que mirara por el microscopio me hizo una ilusión… Yo nunca había visto algo igual. Era como un ejército de células. (Gonzalo)

El profesor que nos ayudó se llama Raúl. A él le gustan mucho las células, el microscopio… Estuvo muy interesante. (Yaqi)

Mi experiencia en el laboratorio fue maravillosa. Cuando mirabas por el microscopio era como si te sumergieras en un mundo de fantasía. ¡Era alucinante! (Marcos)

El laboratorio era otro mundo. Tantas cosas de científicos… Cuando nos sentamos estaba un poco nervioso porque nunca había visto células. Cuando metí el ojo moló un montón. (Javi Prieto)

Cuando me tocó a mí mirar por el microscopio… ¡Me encantó! ¡Fue increíble! Era precioso y además comprendí mejor las células. (Lucía)

Al principio pensaba que no se iba a ver nada. Raúl nos dijo que se puede ver agua, sangre y muchas cosas más. Quiero mirar muchas cosas más por el microscopio. (Candela)

Me senté al lado de mi mejor amiga. Las dos estábamos muy nerviosas. Nos llamaron para mirar las células. ¡Era impresionante! Además, el profesor Raúl era muy majo. (Paula Fernández)

Al entrar al laboratorio la primera impresión fue genial. ¡Nunca había entrado en un laboratorio! Ver las células fue increíble. Es algo que no ves todos los días. (Alejandro)

Estar con mis amigos en el laboratorio viendo células fue muy interesante. Nunca me había imaginado cómo era una célula. Me gustó ver cómo eran. ¡Fue genial! (Rubén Gil)

Cuando miré por el microscopio descubrí un mundo nuevo, un mundo donde la hoja de espinaca se veía diferente. Siempre me ha gustado el mundo de las células y ver de qué estamos hechos. (Elsa)

Mi profesora Carmen y Raúl nos explicaron lo que íbamos a ver. Cuando llegó mi turno no me lo creía. ¡Iba a ver otro mundo! Miré el microscopio y… era muy chulo. (Rubén López) 

Raúl nos explicó todo muy bien. ¡Se vio genial! Cuando nos tuvimos que ir me dio pena. (Javier Donamaría)

En el laboratorio conocimos a Raúl y vimos células. Fue muy interesante. (Ariadna)

¡Me encantan las células! ¡Ha sido muy interesante verlas! (Rubén Alonso)

Estuve súper nervioso. Tocaba Taller de “Natu” e íbamos a ver las células de la espinaca. Raúl y Carmen prepararon todo, ¡fue increíble! (Alberto)