Los primeros días en Educación Infantil

La Educación Infantil es una etapa en la que, sin ser obligatoria, se escolarizan la mayoría de los niños de 3 a 5 años.

Esta es la razón por la que desde el Equipo de Orientación, junto con el Claustro de Profesores, queremos ofrecer a las nuevas familias del “cole” un poco de ayuda con algunas ideas que os puedan hacer más fácil el inicio de curso de los más pequeños.

La Educación Infantil tiene una función educativa, su objetivo no es “vigilar” al niño mientras los papás trabajan, sino que pretendemos motivar, estimular y desarrollar competencias básicas. Estas le serán muy útiles en las etapas obligatorias, por eso es necesario que nos tomemos en serio la actividad escolar en estos primeros años.

Estas competencias se trabajan a través de la comunicación, la psicomotricidad, el desarrollo cognitivo, las relaciones sociales y la adquisición de hábitos de autonomía personal.

Aun así, sabemos que son niños muy pequeños, con poca autonomía personal, con escaso desarrollo del lenguaje y que todavía dependen en gran medida del adulto. Durante este año es el adulto de referencia para ellos y pasará gran parte del día con ellos, por lo que en pocos días va a conocer muy bien a los niños. Es muy importante que escuchemos la opinión y los consejos de los docentes que están con nuestros hijos.

Es importante que acudáis a las tutorías, si es posible los dos progenitores. También a otras reuniones a las que se os citará para informaros de la evolución de vuestro hijo y adoptar medidas necesarias para su correcto desarrollo. 

En el aula y en el centro hay muchos niños. Vuestro hijo no está solo. Es necesario establecer unas normas sobre las entradas, las salidas, la ropa o el material necesario. Os pedimos vuestra colaboración en el cumplimiento de estas normas.

El inicio del segundo ciclo de Infantil puede ser un buen momento para mejorar en casa los hábitos de alimentación, de sueño, de autonomía personal y su comportamiento en general.

La labor de educar al pequeño está en casa, la escuela es colaboradora en esta función, pero no olvidéis que la responsabilidad es de la familia.

Es importante mantener una relación fluida con los profesores y con el centro. Que todos trabajemos en el mismo equipo en beneficio del niño.

Es necesario que informéis al profesor y al centro de cualquier aspecto importante o relevante para el contexto escolar o que pueda interferir en su desarrollo.

Buen comienzo de curso. 

Silvia Villaverde, orientadora de E. Infantil y primer ciclo de E. Primaria

VIAJE DE FIN DE CURSO 6.º

Cuaderno de Bitácora
Día 3
La Caída del Imperio

A las 8:00 de la mañana comienza el desayuno y los pesados de los profes nos empiezan a hablar de las antiguas civilizaciones. Algunos hasta creen que les va a caer un examen de sociales. Por suerte para nosotros, solo nos están contando que el sitio al que vamos tiene diferentes temáticas.

Tras algo más de una hora de viaje en autobús en el que, por supuesto, hemos estado hablando en bajito, sentados sin movernos y leyendo libros, llegamos por fin a Terra Mítica.

Comenzamos con Egipto y, entre las cataratas del Nilo, Luxor, y alguna que otra joya de la corona más cuyo nombre no recuerdo, llegamos al límite de nuestras fuerzas.

Afortunadamente, es el momento de comer, así que entre todos agotamos las existencias del bufé y, sin casi tiempo para la digestión, nos lanzamos a la conquista de Grecia.

Batallas contra el minotauro, alguna caída libre, sillas voladoras cuyo nombre hace honor a su función… En fin, hemos liberado adrenalina al máximo.

Solo nos ha faltado por ver Roma, que estaba cerrada; pero si no, la caída del Imperio Romano se hubiese vuelto a repetir por segunda vez en este mes de junio.

Volvemos al albergue donde los profes, por los buenos que hemos sido y el épico viaje que les estamos regalando, nos invitan a un heladito antes de la ducha. 

Para terminar el día, cena y discoteca donde los pintalabios, perfumes, lacas de uñas, rimmel, besos, abrazos y lágrimas circulan en cantidades ingentes y por igual.

Bien entrada la noche nos vamos a la cama a descansar porque mañana habrá que darse el último madrugón para poder estar en Madrid a la hora de comer. Cuando lleguemos os contaremos todas las experiencias que hemos vivido y aprovecharemos para que nos deis unos mimos y cariñitos.

Además, podremos presumir de nuestro excelente comportamiento y de lo mucho que hemos ayudado a los profes para que su viaje sea placentero. Por si acaso, no les preguntéis a ellos, que seguro que vienen muy cansados y su versión es algo diferente de la nuestra. Por otra parte, las ojeras, bolsas en los ojos, afonías y otras cosas que dicen que les pasan se deben a que se están haciendo mayores, no a que les hayamos quitado horas de sueño ni de descanso.

Nota de los autores: Los tutores de sexto quieren agradeceros a todas las familias la confianza que habéis depositado en ellos estos días. Ha sido un auténtico placer compartir con vuestros hijos estos días y verlos crecer a nivel personal y emocional. Algo inolvidable para todos.

Un fuerte abrazo.

https://drive.google.com/open?id=1QRJpPalic10rHexw56JdvRkFsS3ngmo3


VIAJE DE FIN DE CURSO 6.º

Cuaderno de bitácora
Día 2
Con 100 cañones por barba

Náutico: Según la RAE en su segunda acepción, es la ciencia o el arte de navegar.

Es necesaria esta introducción antes de comenzar la crónica de hoy para que entendáis qué día he pasado.

Son las 7:00 de la mañana y ya estoy en pie con los dientes lavados, embadurnado de crema y montado en el autobús. Con respecto a la crema, cuando llegue a casa con la cara y hombros quemados, que sepáis que no es mi culpa; los profesores solo me avisan unas 50 veces. ¡Así cualquiera puede olvidarse de echarse cremita!

Llegamos a la playa y comienza nuestra particular “Ciencia o arte de navegar”. Lo digo porque mi experiencia ha sido que, tras mil intentos fallidos de subirme a las piraguas, canoas, alfombras y bolas flotantes, solo he conseguido rebozarme, ahogarme, llenarme de arena y dar varias volteretas dentro del agua; pero ni rastro de la navegación.

Cuando llega el momento de comer, repongo fuerzas en un bufé con todo tipo de comida y, por supuesto, mis compañeros y yo lo arrasamos y dejamos los platos muy limpitos y vacíos.

De vuelta a la playa llega el momento que los tutores estaban esperando con más ilusión, cuando nos hemos metido todos a bañarnos. Por supuesto, lo hemos hecho en orden, silencio y siguiendo en todo momento sus indicaciones. ¡Han disfrutado en la orilla de una maravillosa tarde sin hacer nada más que observar las fantásticas coreografías de natación sincronizada que teníamos ensayadas!

De vuelta al albergue, nos duchamos, cenamos y hacemos algunos juegos antes de acostarnos, porque mañana a las ocho vamos a por el tercer día.

Ya hemos llamado a casi todos los papis, pero seguramente mañana y pasado no repitamos, porque se nos escapan algunas lagrimillas de nostalgia y lo que realmente nos apetece es disfrutar y pasarlo bien.

P.D.: Los tutores, junto con sus destruidas chanclas, quemaduras de diversos grados y pequeñas insolaciones, os garantizan que vuestros hijos han disfrutado de un maravilloso día de playa a costa de su salud y el deterioro de su piel.

Un fuerte abrazo a todas las familias. Mañana nos volvemos a ver.

https://drive.google.com/drive/folders/1ntF97-P1iYg9WKyWLFTEN8d6cNQr8Ovj?usp=sharing


VIAJE DE FIN DE CURSO 6.º

Cuaderno de bitácora

Día uno

Rumbo a lo desconocido


Después de una noche de nervios, a las 7:30 estamos en la puerta del cole preparadísimos para subir al autobús.

Embarcamos en orden y silenciosamente mientras colocamos nuestras maletas de forma meticulosa (al menos eso es lo que pensamos). El viaje resulta un trayecto silencioso, con dos paradas para estirar las piernas e ir al baño que realizamos de forma muy civilizada y ética.  

De acuerdo, ahora voy a empezar a contar la verdad; es que antes no estaban los profes y estaba tomándome algunas licencias poéticas para describir lo que había hecho hasta ese momento.

Llegamos al albergue, colocamos maletas cual horda invasora y nos lanzamos emulando a las huestes hambrientas hacía una deliciosa paella valenciana.

Nos dan algo de tiempo para deshacer la maleta, hacer las camas (ojalá esto no lo lean muchos padres) y prepararnos para comenzar las actividades: baño en el río, tiro con arco, rocódromo, ruta en bicicleta… Tras la ducha y la cena, como colofón de la jornada nos divertimos con juegos nocturnos con linternas.

Agotados, nos acostamos; mañana nos espera un día completo de playa.

Descansad tranquilos, papis, que los tutores vamos a cuidar fenomenal de vuestros hijos. Nuestras ojeras y canas el jueves a la vuelta darán buena muestra de ello.

P.D: No os preocupéis, papis, porque hemos hecho la cama muy bien, nos hemos lavado los dientes, echado crema, doblada la ropa para que no se pierda… Esto lo escribo bajo coacción del profesor porque si no mañana no me dejará volver a escribir.

FOTOS:

https://drive.google.com/open?id=1NwnJ5gV9qgvlLca4Y_SnnCC8npxwsG3o

Estamos pasando una semana inolvidable en el Palomar.

Ni siquiera la lluvia puede parar nuestras ganas de pasárnoslo bien. Hoy por la mañana hemos seguido con nuestra rutina de cuidar a nuestros queridos animalitos. A mediodía, hemos dado un paseo hasta el mercadillo del pueblo de Chapinería, donde hemos comprado muchos recuerdos y regalitos para nuestras familias.

Después de un reponedor cocido, hemos dado un largo paseo por el monte cercano a la granja. Allí hemos jugado a un emocionante juego de pistas en equipos, en busca de un tesoro escondido en el bosque. Durante el camino de vuelta, hemos ido recogiendo bellotas por el encinar para dárselas de comer a los jabalíes, que viven en el cercado a las afueras de la granja.

Por la tarde, hemos seguido realizando nuestros talleres, que tanto trabajo nos dan, y después nos hemos vestido y preparado para la fiesta de despedida de esta noche en la discoteca.

Lo vamos a pasar genial y seguro que nos da un poco de pena que sea la última noche en el Palomar.

 

Seguimos disfrutando en El Palomar

Hoy la niebla y la lluvia del amanecer han dado paso a una soleada mañana. Aunque parezca increíble, hemos cuidado y alimentado a nuevos animales. Las tortugas, ocas, pavos y faisanes nos han sorprendido. Hemos pasado muy buenos ratos echando pan a los patos, pero lo que más nos ha gustado ha sido ver cómo tres patitos rompían su casacarón y salían de él para seguir a la mamá pato. También hemos paseado por el monte alrededor de la granja con el zorrito Freyja y jugado con los suricatos Sully y Sarabi.

En la hora de la comida hemos cantado cumpleaños feliz a nuestro compañero Daniel, que nos ha regalado unas chuches.

Por la tarde, después de escalar, montar a caballo y deslizarnos por las tirolinas, hemos descubierto el mundo de los cuentos, explorando las casas de los hobbits, el castillo de la princesa, las setas de los gnomos y el barco pirata.

Antes de cenar, hemos trabajado en los talleres de pulseras, llaveros, piruletas, pan y cuero.

Por la noche vamos a jugar en una divertida velada y nos iremos a la cama contentos después de un día lleno de emociones.

Segundo día de aventuras en El Palomar

Hoy ha amanecido una mañana fría, pero una ducha caliente y un buen desayuno nos han puesto las pilas para comenzar las actividades que hacen tan especial a esta granja.

Hemos cuidado a los simpáticos suricatos, que son muy curiosos y corretean por todos lados. También a los zorros, que casi parecen perritos y se dejan acariciar. Hemos conocido a Overón, un ciervo bebé al que hemos alimentado con biberón. Además, hemos limpiado las jaulas y dado de comer a las gallinas japonesas, que tienen plumas en las patas, a las suaves chinchillas, a las alpacas, a las cabras, a las cobayas y a un montón de animales más.

Por la tarde, después de comer un buen plato de lentejas, ha llegado el momento de poner nuestros músculos en acción y hemos escalado, montado a lomos de Tambo, el caballo negro, y nos hemos lanzado en la tirolina tras pasar los puentes suspendidos entre los árboles.

Seguro que esta noche dormimos del tirón.

Bienvenida en la granja El Palomar

Tras una noche de nervios e ilusión, por fin llegó el gran día. Salimos del colegio cargados de energía y ganas de descubrir lo que nos esperaba en la granja.

Al llegar, además de la lluvia, nos estaban esperando los monitores, quienes nos enseñaron nuestras habitaciones y muchos de los rincones del que iba a ser nuestro hogar esta semana.  Después de acomodarnos, nos dividieron en grupos y comenzamos las actividades.

Así, entre sorpresas y emociones llegó la hora de la comida, ¡la devoramos! Por la tarde la lluvia no nos impidió divertirnos realizando varios talleres.

Por la noche, tuvimos una velada muy animada en la que agotamos todas nuestras fuerzas corriendo y saltando. Caímos rendidos en la cama al final de un fabuloso día.

Hasta siempre, Piedralaves.

Cuarto y último día de campamento en Piedralaves. Nuestro viaje llegó ya a su fin y estábamos un poco tristes, aunque eso no nos impidió disfrutar de las actividades que nos tenían preparadas los monitores. Lo pasamos en grande tirándonos por un tobogán acuático, haciendo una guerra de globos de agua y jugando al waterpolo en la piscina.

Pronto llegó la hora de la comida y, tras disfrutar de una sabrosa paella, tuvimos que preparar las maletas y emprender el camino de regreso al colegio, donde nuestras familias estaban esperándonos con muchas ganas de vernos.

Ha sido un fabuloso viaje para dar por finalizada una importante etapa en nuestra vida. Como siempre ocurre, lo bueno llega a su fin, pero ahora empieza lo mejor.

¡Los alumnos y profesores de 6.º os deseamos un feliz verano y un merecido descanso!

IMG-20180621-WA0002.jpg

Los alumnos de 6.º seguimos disfrutando en Piedralaves.

El tercer día de campamento ha amanecido soleado y con una temperatura perfecta para disfrutar de la piscina. Hemos pasado la mañana jugando al waterpolo y chapoteando en el agua. Además hemos aprendido a trabajar el cuero haciendo unas pulseras preciosas. También hemos ido a visitar el pueblo de Piedralaves, ubicado en pleno valle de Tiétar.

Después de comer hemos tenido un ratito de descanso y, por la tarde, hemos estado preparando con nuestros grupos las actuaciones de la esperada fiesta final.

El partido de la Selección española ha servido para amenizar la cena y, además, ¡con la victoria de nuestro equipo!

Para rematar el día hemos celebrado la esperada fiesta, que se alargó hasta la madrugada. Antes de dormir se nos escaparon algunas lágrimas porque mañana es el último día en el campamento y también acaba nuestra etapa en Educación Primaria. No queremos que estos días terminen.